sábado, 1 de octubre de 2011

La educación en el hogar: marco legal y falsos mitos

A principios del mes pasado se celebró en Valencia la Conferencia Europea sobre Educación en el Hogar, coincidiendo con el X Encuentro Anual de la Asociación para la Libre Educación (ALE). Más de 300 personas de toda Europa e incluso algunos de EE.UU se reunieron para compartir testimonios y hablar sobre homeschooling. Entre los asistentes, Michael Donnelly, abogado de la HSLDA (asociación estadounidense para la defensa legal del HS), repasó las leyes internacionales que respaldan esta práctica y desmintió las objeciones más frecuentes a las que suelen estar expuestas las familias.
La educación en casa como un derecho fundamental
En el marco internacional de los derechos humanos, aunque no se mencione explícitamente la educación en casa, sí aparece en numerosos documentos el derecho de los padres a elegir libremente el tipo de educación para sus hijos.

Escuela típica de la Alemania nazi. Fuente.
Por ejemplo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 expone en el artículo 26, 3º parte que los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación que sus hijos deberán recibir. Esta ley surge como reacción a lo ocurrido en Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno alemán había nacionalizado el sistema de educación del país y declarado como crimen el hecho de que los padres no enviases a sus hijos a las escuelas nazis.

Además, tanto la Convención Europea de los Derechos Humanos de 1952  como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1976 defienden el derecho de los padres a dirigir la educación moral, religiosa y filosófica de sus hijos y obligan a los estados a respetar ese derecho.

Las 3 típicas objeciones al homeschooling
A pesar de la legalidad de la educación en el hogar, su práctica sigue generando mucha controversia, tanto de vecinos como de autoridades gubernamentales. Las objeciones más comunes a esta manera de educar se suelen basar en tres argumentos: resultados académicos, cualificación del profesorado y socialización. Donnelly rebate cada uno de estos falsos mitos.

En cuanto a resultados académicos, es conocido por todos el bajo nivel de la mayoría de las instituciones de educación pública en Europa. (En España, por ejemplo, el fracaso escolar llega ya al 40%, dato suficiente para plantearse la escolarización de nuestros hijos).

En relación a la cualificación del profesorado, existen estudios que demuestran que un alto grado de formación y certificación de un profesor no implica necesariamente mejores resultados académicos del alumno a quien está enseñando. Se sabe que existen una serie de buenas prácticas que sí aseguran un aprendizaje exitoso y que tienen más posibilidades de darse en casa que en la escuela. Estas son:
  • un nivel alto de compromiso académico con el material. Los niños educados en casa tienen mucho más tiempo para trabajar con el material, en la escuela suele haber más distracción.
  • un ambiente seguro y nutrido. No hay duda de que el ambiente en casa es mucho más seguro que la escuela. El alumno no tiene miedo de ser ridiculizado por la profesora o por sus compañeros en caso de tener alguna duda o dificultad. Además, se ve más protegido frente al acoso escolar, la presión entre amigos, etc.
  • aprender de alguien que se preocupa por el alumno como individuo. No hay nadie que quiera más a un niño y se preocupe de sus cubrir necesidades que sus propios padres.

X Encuentro de la asociación ALE donde padres,
educadores y niños de todas las edades comparten
lo aprendido durante el "curso". Fuente.
Por último, siempre surge el tema de la socialización. Cuando se recurre a este argumento, aparece la idea subliminal de que las escuelas deben ser los lugares en los que el niño socializa. Donnelly opina que esto debe ser papel de los padres, son ellos quienes deciden cómo y con quien se relacionan sus hijos. En la escuela, los niños permanecen todo el día con otros niños de la misma edad y un adulto. Esto no representa el mundo real. En casa, sin embargo, están con otros niños, familiares, sus padres... Al estudiar en el hogar, los niños tienen mucho más tiempo libre para salir al "mundo real", hacer excursiones y actividades educativas de todo tipo que les permiten relacionarse con una gran variedad de personas y aprender "lecciones de vida". Está demostrado que estos niños terminan convirtiéndose en ciudadanos muy productivos, maduros y perfectamente integrados en la sociedad.



Para ver el discurso completo de Michael Donnelly en inglés (subtitulado en polaco), haz click aquí.

Otros enlaces:
ALE: Asociación para la Libertad de Educación
Homeschooling Spain: blog de encuentro e información de la comunidad española que educa en el hogar.
HSLDA: Homeschooling Legal Defense Association (Asociación para la Defensa Legal de Educación en el Hogar).

2 comentarios:

  1. Hola, Andrea.

    Muchas gracias por el texto, pero la HSLDA es una asociación estadounidense (no europea) para la defensa legal del HS, y Michael Donnelly es también estadounidense, y no polaco.

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Ui, gracias! Ahora lo corrijo!!

    Un saludo :)

    ResponderEliminar

Tu opinión cuenta

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...